Crónica del taller de Cocina Sabores del Mundo

El sábado 30 nos reunimos en una estupenda cocina para experimentar con las recetas de otros lugares del mundo.

De mi amado México preparamos tres versiones de los deliciosos chilaquiles. Rojos (con chipotle), con Mole y con frijoles. El Mole sería ideal que fuera casero, pero es complicado hacerlo a este lado del charco. Se que no es lo mismo, pero es la única forma de que probéis tan delicioso manjar o lo más parecido. Así que en un intento de acercaros al platillo preferí comprar la salsa envasada. Es uno de mis platos favoritos y lo pido siempre que voy, aunque me miren raro porque la quiero sin carne. Es más en algunos sitios no va lo uno sin lo otro. Se suele comer con pollo. Y existen diferentes y variadas clases de mole; verde, amarillo, almendrado… y no las he probado todas… pero todo se andará. 🙂

Para contrarrestar el picante añadimos a todos los chilaquiles una versión de pico de gallo con mango de chuparse los dedos. Aunque también cabe decir que finalmente quedó muy suave para que todes pudiéramos degustarlo. Como ya os dije… por mi llevaría dos o tres veces más de picante… pero nos lo hubiéramos comido unos poc@s osad@s o loc@s quizá 🙂

Hasta Oriente Medio llegamos para hacer el falafel o croquetas de garbanzos, otro de nuestros invitados en la cocina. Y para acompañarlo preparamos una riquísima salsa de yogur y remolacha.

¿Ya visteis qué perfección de bolitas? ¡Mamma mía qué alumnes más aplicados! 🙂

Por último nos fuimos a la India para hacer los Bhajis o Pakoras de espinacas. Unos aperitivos que nos recuerdan a nuestros buñuelos pero en versión salada que casi no nos pudimos ni acabar.

Y terminamos la velada con el postre que hicimos nada más llegar para que diera tiempo a enfriar un poco. El pudding de Chía y Chocolate. Fácil, rápido y muy muy sano.

Un placer contar con vuestra asistencia, vuestra  curiosidad y entusiasmo.

Gracias a Encarna por abrirnos tu casa para poder realizar este taller, y por retratar tan bien lo que allí se aconteció. También agradecer a la Tienda Verde por organizar el evento y en especial a Susana por la ilusión y fuerza que pones en todo lo que haces.

Parece que después de este taller va a salir alguna que otra cena. Ahora también os cocino en vuestra casa esa cena o comida especial. Tan sencillo como sentaros a la mesa que yo me encargo de todo lo demás. 😉

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *